Colocación de mesas y el «lenguaje de los cubiertos»

Hoy en La Voz de Galicia viene un video en el que supuestamente nos enseñan a poner una mesa «digna de un anuncio de bombones». Pues será para un anuncio de bombones, pero no para uno de un restaurante, porque si veo eso anunciado por un restaurante, conmigo no contarán para entrar.

Captura de pantalla 2018-12-29 a las 13.01.26

En primer lugar vi la foto que adjunto aquí, y lo que inmediatamente me empieza a chirriar es ver los cubiertos boca abajo. Es entonces cuando decido entrar a ver el video, no vaya a ser que ese fotograma sea para explicar que así están mal, pero no, no solo lo ponen boca abajo, sino que explica la chica que se hace así porque antiguamente en la parte superior trasera de los cubiertos se grababa el escudo de la familia. ¿?¿?¿? Ahora tendré que explicarle a mi madre que la vajilla de plata familiar está mal, porque tiene las iniciales familiares grabadas en la parte inferior delantera. En fin…

Entre otras lindeces dice que la servilleta debe quedar en el regazo hasta que nos la quiten, (en mi vida oí semejante cosa) o en la mesa esa, tan bien puesta, se olvidan de poner una copa para el vino blanco, o que el platillo del pan se pone en paralelo al plato en vez de estar a las 10 en un imaginario reloj-plato y a unos quince centímetros de distancia o, en definitiva, poner el nombre, en este caso en una hoja de árbol, sobre la servilleta. No. Jamás. El nombre siempre en una tarjeta y delante de los cubiertos de postre. Como dice mi amigo Juande Orozco, que de esto sabe como nadie, no en vano dirige la mejor academia de Europa de mayordomos, «todo lo que ocupa la mesa responde a tres criterios principales: 1ºHigiene ! Síiiiiiii. 2º Comodidad del comensal 3º Facilidad para el servicio.» Nada más que decir. El resumen de Juande es rotundo.

El video íntegro aquí: https://www.lavozdegalicia.es/video/gastronomia/2018/12/27/poner-mesa-digna-anuncio-bombones/0031_2018125983906967001.htm

Al hilo de esto, también comenté hace tiempo que el «lenguaje de los cubiertos» en nada obedece a extraños juegos de cruces de cubiertos en cantidad de posiciones: señores, los camareros solo reconocen dos posiciones, que son las que existen. Solo dos. Tonterías como las que adjunto en esta foto solo son propias de pseudoacademias de Protocolo para nuevos ricos, que los deslumbran con estas estupideces. El camarero no quiere saber nuestra opinión, que en todo caso se la daremos al encargado del local, al dueño o al Jefe de Sala, el camarero solo pretende servirnos lo mejor posible, que para eso ha sido educado. Aunque viendo el video de La Voz empiezo a temblar si vienen así los nuevos profesionales de la hostelería.

El llamado «lenguaje de los cubiertos» se reduce a dos posiciones. En el plato-reloj, con la parte superior del cubierto apoyada dentro del plato y boca abajo, por favor, ahora sí boca abajo, la pausa, es decir, que aún no hemos terminado serían las manecillas-cubiertos, y aproximadamente, en un rango que va de las nueve menos cuarto a las diez y diez. Pero ya digo, siempre aproximadamente, pero en ese rango más o menos. Y la segunda posición, que es cuando hemos terminado, el plato-reloj marcaría entre las cuatro y veinte y las seis y media, y siempre ambos cubiertos juntos, y ahora sí boca arriba. Olvídense de imágenes como la que adjunto. Nadie les entenderá si hacen semejante mamarrachada.

Captura de pantalla 2018-12-29 a las 13.04.26

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s