En cuestión de protocolo, medallas y honores, sólo protestan los mediocres

20131019-160316.jpg

Estaba disfrutando del gin de media tarde leyendo la prensa en el Cutty Shark, cuando leo que Artur Mas ha plantado un acto de la patronal catalana porque el cierre del acto lo iba a protagonizar Soraya Sáez de Santamarina y no él. Conozco varios casos de políticos que si no son ellos los protagonistas de la foto no van al acto. Error, pero bueno.

En el caso que nos compete, y como experto del protocolo según reza en mi Máster de la Camilo José Cela sobre el tema, pero sobre todo por la experiencia de tantos años al lado de una Ministra, algo puedo decir y, perdóneseme el decirlo, con conocimiento del tema.

En España, y no voy a aburrir con fechas, ni boes, hay un Real Decreto que regula las precedencias protocolarias, esto es, quien, en un acto público va antes o después de quién. Viene perfectamente regulado y claro. El que lo quiera consultar lo puede ver aquí: Real Decreto de Precedencias.

El caso es que a veces hay errores de concepto. Muchas veces me he encontrado con que un Consejero quería cerrar un acto en un ayuntamiento y en presencia del alcalde diciendo que iba en representación del Presidente de la Comunidad Autónoma pertinente. Y no han sido ni una ni dos. Han sido muchas. Y en España eso no funciona así.

Ese es el gran error: en España sólamente dos personas, en atención a precedencias, pueden ostentar la representación. El Rey, por mandato, sin más, y el presidente de Gobierno previa publicación en el BOE (Boletín Oficial del Estado) o por Ley si está ausente.

El Rey puede mandar en su nombre a cualquier persona, sin cargo institucional, para que le represente, por el hecho de comunicarlo. Es normal que, por ejemplo, el día del Apóstol, el Rey delegue en distintas personalidades su representación. A todos los efectos, esa persona actúa en nombre del Rey, y como tal, su orden precedencial será el del Rey.

En el caso del presidente del Gobierno sólo lo puede hacer mediante publicación previa en el BOE. No obstante, sin necesidad de esa publicación, el artículo 13 de la Ley del Gobierno dice explícitamente lo siguiente: «En los casos de vacante, ausencia o enfermedad, las funciones del Presidente del Gobierno serán asumidas por los Vicepresidentes, de acuerdo con el correspondiente orden de prelación, y, en defecto de ellos, por los Ministros, según el orden de precedencia de los Departamentos.»

Es decir, con Rajoy fuera de España, Soraya asume de facto todas las funciones del Presidente del Gobierno, por Ley.

El que Artur Mas no esté de acuerdo con la Ley lo convierte en uno de mis personajes a los que le dedico siempre esa misma frase que tanto me gusta usar: en cuestión de precedencias, medallas y honores, sólo protestan los mediocres.

Me recuerda esto cuando, por razones que no vienen al caso y por ello disfruto del rango de Ilustrísimo Señor, alguien, con corazón y coherencia me dijo, Jorgito, eso te vale para dos cosas, para que tu madre en la playa vacile con las amigas y para que el día que mueras en la esquela te pongan Ilmo. Sr. D. Jorge Carlos Alonso Álvarez. O sea, para nada.

Mucha mediocridad y mucho mediocre, querido Artur…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s